Skip to:

5 consejos para decorar la habitación de tu hijo

Uno de los preparativos que requieren más esfuerzo mientras esperamos a que nazca nuestro bebé es la decoración de su habitación. Aunque, admitámoslo, ¡también una de las que más ilusión nos hace! Para que esta tarea no se convierta en una pesadilla de mirar y remirar blogs y acudir a tiendas de decoración a mansalva, en Pequeños Príncipes hemos recogido una pequeña lista de consejos para facilitarte la tarea.
 
1. Dale una buena base empezando por la pintura. En uno de nuestros artículos del blog te dábamos algunos consejos sobre el arte de pintar una habitación.
 
2. Otro elemento a tener en cuenta es el mobiliario. Los objetivos en la elección del mobiliario son la comodidad, que el niño se sienta bien y los muebles sean a su medida, y la practicidad, que no tengamos que renovar el mobiliario entero cuando se haga mayor. La mejor solución son muebles versátiles o modulares, que permitan la incorporación de diferentes módulos a medida que el niño se vaya haciendo mayor y tenga necesidades de espacio diferentes. Las camas extensibles también son una buena opción para aprovechar los muebles más tiempo.
 
3. Ten en cuenta una organización que se adecue a él. La regla de oro es que las cosas han de ser fáciles de coger y guardar. Almacena libros y juguetes en cajas de plástico que ellos mismos puedan colocar sin tener que abrir puertas y armarios, ni con peligro de tirarse toda la estantería encima. Utiliza la técnica de organización de abajo a arriba: los juguetes más utilizados en estantes más bajos y accesibles, los que se usan menos, hacia arriba.
 
4. Crea un ambiente agradable con una buena iluminación. Si la habitación dispone de una ventana, aprovecha cada rayo de luz natural al máximo colocando unas cortinas claras. Para cuando se ponga el sol, intenta que la luz sea uniforme en toda la habitación con una lámpara central y que el tono de la iluminación sea cálida, que recuerde a la luz natural. Puedes complementarla con algún punto de luz más tenue en paredes o de pie para acompañarle mientras se queda dormido.
 
5. La habitación de tu hijo debe ser suya así que tienes que dejarle cierta libertad para que se apropie de su espacio y lo moldee a su gusto y necesidades. ¿Tiene la habitación en tonos azules y se pasa toda la tarde haciendo una obra de arte que no pega y se empeña en colocarla en medio de la pared? ¡Claro que sí! Deja espacio para su creatividad. Adecuar una pared para que cuelgue sus creaciones o colocar un vinilo de pizarra gigante para que exprese su genio interior y pueda borrar y rehacer cuantas veces quiera, pueden ser maneras de incentivarle a experimentar.
 
Y tú, ¿tienes algún consejo que te haya funcionado?

Añadir nuevo comentario