Skip to:

Adiós al chupete

chupete

Llegada una cierta edad, muchos papás deciden que ya es hora de que su bebé deje el chupete o los demás empiezan a opinar que el niño es demasiado mayor para llevarlo. Pero lo cierto es que no hay reglas. Cada niño tiene su ritmo a la hora de deshabituarse a la sensación de succionar. Os damos algunos consejos para que os sea más sencillo decidir cómo y cuándo decir adiós al chupete.

  • Cuándo: se asocia el uso del chupete a la fase oral del bebé, que dura hasta los tres años más o menos. Esto no quiere decir que sea esta la edad para dejarlo, pero sí que no es de extrañar que el bebé lo pida, así que no hace falta obsesionarse con la edad óptima para hacerlo.
  • Posibles primeros problemas: el ansia por la falta del chupete puede hacer que tengan problemas para dormir, causarles estrés o hacer que busquen alternativas como chuparse el dedo, que a la larga será peor que el propio chupete.
  • Riesgo para su salud dental: si usa chupete día y noche hasta los tres años, puede tener problemas de malformación en el paladar duro o dientes. Si lo deja entre los dos y los tres años el riesgo es mínimo, e incluso se puede corregir una vez deje el chupete del todo.
  • Por iniciativa propia: hay bebés que deciden ir desprendiéndose del chupete por ellos mismos, sobre todo aquellos que solo lo utilizan esporádicamente como al quedarse dormidos o enfadarse por algo.
  • Gradualmente: lo mejor es intentar que tu bebé deje el chupete de forma gradual. Puedes empezar por dárselo únicamente en momentos clave como rabietas, antes de ir a dormir para que se calme o en una situación en la que se encuentre fuera de su rutina como ir de viaje. Poco a poco, las ocasiones deben ir a menos hasta lograr que no lo necesite.
  • Comunicarnos con el bebé: debemos intentar explicar al bebé que necesitamos su colaboración y negociar con él en qué casos puede usar el chupete o reclamarlo. Puede ser una buena idea fijar un día para dejar el chupete como el principio de la guardería o las vacaciones u otra fecha señalada.
  • Recompensas: sobre todo en los casos en los que los bebés están más reticentes, hay que estar atento y premiar al pequeño por sus logros con muchos mimos.

Al fin y al cabo el bebé no decidió empezar a usar el chupete por sí solo y durante mucho tiempo sirvió de ayuda para calmarle, así que ármate de paciencia y verás como con cada bebé la experiencia es diferente.

Añadir nuevo comentario