Skip to:

Qué aportan los campamentos de verano a nuestros hijos

campamentos verano

Se acerca el verano y llega el problema de cómo hacernos cargo de los hijos mientras trabajamos. Muchos padres optan por los campamentos de verano, pero, más allá de tenerlos entretenidos, pueden ser una experiencia muy positiva e enriquecedora para los pequeños.
 
Los campamentos aúnan lo educativo con lo lúdico, y son recomendables desde los 4 años de edad, aunque los adolescentes serán los que aprovechen más estas actividades. Las experiencias de aprendizaje al aire libre con más niñas y niñas hacen que se completen objetivos pedagógicos más allá de los aprendidos en casa y la escuela.
 
Durante los campamentos de verano los niños consiguen desarrollar muchas habilidades individuales y sociales. Al estar fuera del amparo de sus padres y encontrándose con situaciones nuevas, como experimentar la naturaleza o organizar su espacio de dormir, los niños se implican directamente en su aprendizaje. También aprenden técnicas y habilidades nuevas, como montar una tienda de campaña o aprender un deporte nuevo. Además, desde el punto de visto físico, los campamentos mantienen a nuestros hijos activos, que contrarresta las horas de vida sedentaria que suelen llevar durante la semana escolar y favorecen su buen estado de salud.
 
Socialmente, los campamentos presentan también numerosos beneficios. Muchas de las actividades tienen como objetivo mejorar la convivencia y potenciar el sentido de grupo. Los juegos y actividades realizadas en grupo consiguen desarrollar valores como la empatía, la solidaridad o la creatividad.

Categories: 

Añadir nuevo comentario