Skip to:

El rol del padre en el primer año del bebé

padre-hijo

En sus primeros meses de vida, el bebé va a necesitar toda la atención de sus padres y la manera con la que se relacionen con él va a ser determinante en su desarrollo emocional y personal. Durante el embarazo, el vínculo entre la madre y el bebé es único, y está todo el día escuchando la voz de su mamá, pero hay estudios que indican que a partir del sexto mes de embarazo los bebés son muy receptivos y el papá puede empezar a hablarle para que se empiece a acostumbrar a su voz.
 
Tras el parto, el padre jugará un papel muy importante, ya no solo como apoyo moral a la madre, sino en la vida del bebé. Es importante que los papás entiendan que su vinculación no debe consistir en convertirse en otra madre. Esta vinculación se puede crear a través del tacto, que es el sentido más importante para el bebé en los primeros meses. El padre y la madre tienen diferentes maneras de tocar, así que el bebé empezará rápidamente a identificar quién es quien.
 
Compartir los cuidados del pequeño entre los dos hará que el bebé identifique a otro progenitor en su rutina diaria y que sepa que cuenta con alguien más. Así se creará este vínculo padre-hijo. El papá puede alimentar al bebé con biberón, bañarlo, levantarse por la noche con sus llantos a calmarlo, etc.
 
A partir de los seis meses, el padre intensifica los juegos más físicos con el pequeño. Aunque no de manera generalizada, el padre suele tener un rol más activo con el pequeño, haciendo que el pequeño experimente más con su cuerpo y lo ponga a prueba.
 
El pequeño aprende de los dos padres cosas diferentes, así que es importante la figura de ambos. Como papá, muéstrate siempre disponible, que sepa que puede contar contigo y demuéstrale tus sentimientos.

Añadir nuevo comentario